Los Olivillos, aquejados del constante vandalismo de una pequeña parte de sus vecinos, que se reunen en escalones consumiendo estupefacientes e increpando al resto de transeúntes sin que patrullas de cuerpos de seguridad hagan este recorrido en ningún momento.

Anuncios